RSS

Jazz al día - Noticias del Jazzaldia

Todas las noticias del Jazzaldia

Rotunda fiesta de adiós al Jazzaldia en la Trinidad, con los aires 'country' de Kristofferson y Costello

Viva el Jazzaldia y la vieja guardia. Anoche se despidió el 45 Heineken Jazzaldia en la plaza de la Trinidad con Kris Kristofferson y Elvis Costello. Primero debutó el más veterano y después el más joven volvió a soliviantar la 'Trini' en una redonda clausura. Vozarrón romántico del americano y habilidad instrumental del británico y su grupo.

Kris Kristofferson y Elvis Costello

Kris Kristofferson y Elvis Costello cierran el Jazzaldia en la plaza de la Trinidad.

Iñaki Zarata
26/07/10 ¿Segundas partes fueron buenas? Parece que sí, aunque sólo fuera por romper el refrán. Elvis Costello clausuró el Heineken Jazzaldia de 2007 actuando en una plaza Trinidad a rebosar. Entonces lo hizo mano a mano con el yanqui Allen Toussaint. Ayer noche se repitió la ceremonia en cuanto a lugar, público y esquema organizativo, aunque Costello venía casi más americanizado, metido en las salsas country que ya había probado en otras ocasiones. En este caso, compartiendo cartel con precisamente uno de los emblemas de la música popular yanqui del último medio siglo: el cantautor vaquero Kris Kristofferson.

Y, efectiva y satisfactoriamente para todos, el refrán saltó por los aires porque la repetición de la jugada por parte del Festival de Jazz de San Sebastián y la nueva visita de clausura del músico londinense concluyeron en un final feliz. El recinto, sin sillas, parecía reventar a causa del gentío. Aunque el firmamento estuvo muy tontorrón y no lució precisamente brillante para la ocasión tampoco se portó mal del todo.

Kris Kristofferson, galán del country

Este pasado jueves, mister Kris Kristofferson cumplió 74 años. El ahora bardo de barba cana nació en el 36 en Brownsville, estado Texas, USA. Lleva pisando tablados casi medio siglo, pero parece que aun no lo había hecho en un escenario español. Se supone que el sábado noche actuó en la gerundense San Feliu de Guixols y tras su visita donostiarra tiene algunos compromisos en Inglaterra.

Igual actor que cantor, un clásico de Hollywood, guapo galán de tieso porte y especialista en tonadas de melancólicos ecos campestres, Kris es mas yanqui que la bandera de las barras y las estrellas. Por eso arrasa entre quienes gustan del 'country and western' más romántico e intimista. Y por eso no agrada a quienes llevan el antiyanquismo como actitud; demasiado americano para ciertos paladares que no entienden qué pintaba ayer en el programa del Jazzaldia.

Pero ellos se lo pierden porque el ahora ya bien madurito autor de 'Me and Bobby McGee', canción de anchas libertades individuales que popularizó a comienzos de los años setenta del pasado siglo su entonces amante y prematuramente fallecida Janis Joplin, es un intérprete entrañable.

Juglar a la vieja usanza, con el sólo apoyo de su guitarra acústica y la armónica, el tejano se valió y sobró para hacer que le atendiera una audiencia que alborotaba festiva esperando la prometida y conocida marchita de Elvis Costello.

Pero se hizo respetar el 'countryman' desempolvando variadas gemas de su brillante colección particular, la mayoría incluidas en el reciente disco-libreto 'Please Don’t Tell Me How the Story Ends', que recupera grabaciones originales en formato de maqueta de entre los años 1968-1972.

Conserva Kris su grave y honda voz, en ese estilo un punto cavernoso de los grandes del estilo campestre USA como Johnny Cash y tantos otros. Y es un auténtico contador de historias, un juglar de los nuevos tiempos, aquellos del siglo pasado que marcaron una manera de cantar-contar que ahora continúan centenares de cantautores en todo el orbe. Un clásico en el sentido más noble del término. No falla nota vocalizando o a la guitarra-armónica, tiene una gran solidez escénica como comunicador y, lo más importante, posee un amplisimamente florido ramillete de composiciones sobre tragedias (o comedias) de la Norteamérica profunda. Una institución, y perdonen el palabro. Porque sí hay artistas-institución, artistas-emblemas y Kristofferson lo es.

Y no nos vengan con el viejo tópico del 'yanqui go home'. El country, como toda música que existe sobre el planeta, no puede tener una ideología predeterminada. Depende, obviamente, de quién lo cante y qué mensajes musique. Pero para deshacer algunos entuertos hay que recordar que, por ejemplo, 'Shipwrecked in the 80’s' es una canción con la que el bardo de Brownsville protesta directamente contra la intervención bélica de la administración USA en Irak y en otros países.

La masa donostiarra de ayer noche en la Parte Vieja tuvo el privilegio y la suerte de disfrutar de este viejo zorro de las melodías. Un cantautor donde los haya, de notabilísima habilidad para construir emotivas composiciones y de no menos habilidad comunicativa y solvencia vocal para ofrecérselas a sus audiencias. Un desnudador de canciones dejando sus estructuras en los puros huesos, libres de artificio tecnológico alguno. Recargadas sólo con el polvo de los muchos caminos que han recorrido esas emotivas melodías.

Elvis Costello: Nashville power

El fiestón de la segunda parte de la clausura jazzera arrancó con el siempre pletórico Declan Patrick MacManus, esta vez acompañado por una banda de lujo de lo mejor de la escena country USA, que ha bautizado como The Sugarcanes.

El caribeño nombrecito tiene directamente que ver con el álbum que presentan: 'Secret, profane & sugarcane'. Es el regreso de Elvis Costello a la tierra del country, bastantes años después de su iniciático ‘Almost Blue’ de 1981. «Back to Nashville», que diría un castizo. Y de la mano del influyente T-Bone Burnett, viejo amigo del británico. Y a Burnett le ha tomado Elvis Costello prestados algunos estupendos Cañas de Azúcar que resumen lo mejor del genuino country.

Acompañaron sobre las tablas de la plaza de la Trinidad a Costello el violinista Stuart Duncan, el mandolinista Mike Compton, el bajista Dennis Crouch o el virtuoso del dobro Jerry Douglas. Más Jim Lauderdale a la guitarra y Jeff Taylor en el acordeón.

Costello y Kristofferson cantaron juntos

Puro lujo 'western', inmejorable final de otro estupendo Jazzaldia, que juntaba por primera vez en un escenario a Kris Kristofferson y Elvis Costello cantando juntos tres canciones que ensayaron por la tarde en la prueba de sonido, entre ellas 'I Believe in You'. Un hito musical para Donostia.

Programa del Jazzaldia



Top Jazzaldia

Espectadores del sábado

  • George Benson: 1.774
  • The Claudia Quintet, Archie Shepp Quartet + Mina Agossi: 1.537
  • The Divine Comedy: 4.500
  • The Pains of Being Pure at Heart: 11.000
  • The Jouby’s: 3.200
  • New Project Swing Orchestra: 3.000
  • Frederic Borey Quartet: 250
  • Los Wachisneis: 450
  • Antoni Tolmos Trio: 550
  • Pájaro Sunrise: 300



Descarga programa del Heineken Jazzaldia en PDF

AMIGOS
Heineken Jazzaldia Donostia - San Sebastián

Ya somos más de 2.900 los que seguimos a Heineken Jazzaldia Donostia - San Sebastián de Diariovasco.com en facebook